Algunos dueños de empresas y encargados de mercadeo se sienten frustrados al ver que sus ventas no son el reflejo de la calidad del producto o servicio que brindan. Si usted ha pasado por esto, probablemente ha pensado cambiar de ubicación, cambiar sus productos o hasta ideas radicales como crear nuevas líneas de negocio, sin embargo, ¿ya pensó en renovar su marca?.

Muchas veces es la comunicación de la marca lo que está fallando, es decir: logos que no se entienden, publicidad mal enfocada, tipografías difíciles de leer, colores que no atraen; todos son síntomas de que la marca necesita un ajuste. Si bien no existe una regla general que determine cuándo se debe renovar una marca; sí existen circunstancias que alertan sobre la necesidad de un cambio, como las siguientes:

  • Evolución de la empresa. Cuando se crea una marca, se busca resaltar una diferenciación asociada a sus productos, servicios o una cualidad que la empresa considere que le da una ventaja frente a su competencia. Al crecer la empresa, esa diferenciación evoluciona y puede ser que la marca ya no la represente de la misma manera
  • Evolución del mercado. Los consumidores de la marca, con el tiempo, cambian sus gustos, prioridades, conductas, rutinas; esto provoca cambios en el mercado de consumo. Con el objetivo de simpatizar con un público que tiene nuevos intereses, la marca debe reinventarse para adaptarse a sus consumidores y para captar nuevos seguidores.
  • Simplificación. Las corrientes de diseño actuales buscan eliminar aquellos elementos de la marca que no aportan nada y que podrían estar provocando ruido visual. Aplicar la regla “menos es más” funciona para resaltar elementos clave de la marca y enfocarse en su verdadera esencia.
  • Reproducción. Uno de los atributos más importantes que debe tener una marca, es su capacidad para ser impresa en diferentes soportes: papelería, uniformes, artículos promocionales. Por eso, cuando no se reproduce de una forma óptima, su reproducción se vuelve costosa e ineficiente para lograr posicionamiento de marca.
  • Digitalización. Con la llegada de la era digital, las marcas se han visto en la necesidad de evolucionar para no desaparecer. Un cambio de identidad de marca puede ir enfocado en lograr una correcta proyección a través de la web de la empresa, redes sociales, boletines electrónicos, entre otros soportes.

¿Presenta su marca alguno de estos síntomas? Su renovación podría ser el impulso que necesita para alcanzar sus metas y mantenerse en competencia en un mercado en crisis, donde solo los que evolucionan siguen en pie.   

En Uniko nos enfocamos en diseñar y renovar marcas como estrategia para impulsar el éxito de nuestros clientes. Visite nuestro portafolio para conocer algunos ejemplos de empresas que han realizado cambios en su marca.